Londres. Una persona muere en directo en un programa de televisión e inmediatamente se convierte en trending topic en una sociedad hiperconectada que vive por y para la televisión y las redes sociales. ¿Os suena de algo? Se trata del argumento de “Círculos”, la primera novela de Manuel Ríos San Martin, guionista, director y productor ejecutivo de numerosas series de televisión que ahora se enfrenta a su primer reto literario con una obra muy ligada a su mundo y en la que analiza hacia donde podría dirigirse la sociedad en una distopía futurista con claros guiños a series como “Black Mirror” o “The Fall”.

El inspector Jellineck, un policía harto de la vida, es el único en el departamento que intuye que puede existir algo mucho más serio detrás de lo sucedido y se hace cargo de la investigación. Mientras, Patrizia, una chica en guerra con el mundo y convencida de la necesidad de un giro brusco en la dirección de la sociedad, se vincula a un grupo de jóvenes activistas que lucharán por un mundo mejor. Y entonces, una interferencia en la señal de televisión anuncia: “Os voy a joder la vida. A todos”.

Portada de la novela "Círculos" de Manuel Ríos.
Portada de la novela “Círculos” de Manuel Ríos San Martín.

Tu mundo es la televisión. Y ahora publicas un libro en el que la sociedad está absorbida por la pequeña pantalla y las redes sociales. ¿No es un poco paradójico?

Creo que tiene mucho que ver. No tanto porque trabaje en la televisión sino porque me fascina como medio. Todo empezó estando en Chicago hace más de 30 años. Estaba solo en un apartamento y en un canal de la televisión apareció una imagen extraña, en blanco y negro, con poca calidad. No se sabía lo que era. Y, desde luego, no era una cadena normal. Me quedé pegado a la pantalla. Nunca había visto algo semejante. Un plano cenital de una especie de mesa enorme… Se me ocurrieron muchas historias, era como si hubiese entrado en algún sitio secreto, como si alguien estuviese transmitiendo algo que no debería ver. De ahí surgió un cortometraje con el que gané varios premios. También se llamó Círculos.

Al final resultó ser un circuito de tv privado de la recepción de los apartamentos en los que vivía. En esos años, en España, jamás había visto algo así. Era para que el portero conectase con las casas y preguntase si conocías al invitado que estaba entrando. De eso tan banal, a mí se me ocurrió una historia sobre la obsesión por la televisión, por observar y que te observen, por lo prohibido… Para eso está la imaginación.

Nos hablas de una distopía en la que todo lo bueno que nos ha aportado la televisión finalmente se vuelve en nuestra contra. Viendo el panorama actual… un poco más y llegas demasiado tarde.

Sí y no. Es verdad que en los últimos meses aceleré la escritura de la novela porque veía que la realidad y también otras series de ficción se estaban acercando a mi idea. El capítulo 1 de Black Mirror me impactó. Y también la primera temporada de Broen. Estaban contando algo que tenía que ver con Círculos.

Pero sería injusto decir que la televisión solo tiene cosas malas. Ni mucho menos. Hay programas fantásticos y series increíbles. En eso reside su encanto: la tv, como el ser humano mismo, es capaz de lo mejor y de lo peor. Y eso es estupendo para construir un buen personaje.

El director, guionista, productor y escritor Manuel Ríos San Martín.
El director, guionista, productor y escritor Manuel Ríos San Martín.

Y eso que la idea original data de un relato tuyo de hace más de 25 años. Conceptos como las redes sociales o la interacción digital hacen aún más real el concepto de “Círculos”. ¿Cómo ha evolucionado la novela durante estos años hasta su publicación?

Ha ido cambiando a la par que la sociedad. Ahora tiene mucho más sentido que entonces, que era más bien una intuición. Todo parte de un relato de unas 60 páginas escrito en los años 90. Mucho tiempo después lo retomé, me parecía que había una historia más compleja para contar. En un primer momento pensé en hacer un largometraje y empecé a reestructurar el relato, pero enseguida me di cuenta de que era demasiado extenso lo que quería contar como para que cupiese en una película donde no suele haber más de 120 páginas de guion. Así que decidí apostar por una novela. A partir de ahí se abrió un mundo inmenso en el que hubo que buscar un estilo especial para un relato como este, tan directo, tan explícito. Eso me llevó un tiempo. Cuando ya lo hube encontrado ya pude avanzar más rápido hasta tener una primera versión. En ese momento, no quise ir por las editoriales moviendo el proyecto así que decidí acompañarlo de unas fotos y unos vídeos, que podéis ver en mi web (http://www.circuloslanovela.com )  y publicarlo por mi cuenta. Así lo hice. En ese momento, Pablo Álvarez, desde Penguin Random House, tuvo conocimiento de la novela gracias a una campaña que hice en redes sociales. Leyeron la novela y les interesó por lo que la retiré inmediatamente de la venta. La hemos estado trabajando bastantes meses y ahora está por fin terminada. Ya es de los lectores.

¿Hacia dónde crees que nos dirigimos cómo sociedad digital y cultural?

No me atrevo a pontificar sobre el tema. Yo trabajo más con sensaciones que con grandes teorías. Creo que no llegaremos a un mundo como el que cuento en Círculos, aunque sí habrá momentos en los que nos lo parezca. Me es muy complicado pensar cómo va a influir en las nuevas generaciones lo digital, los youtubers, los juegos de ordenador, las redes sociales, el acceso a todo a través de Internet. Tendrá cosas malas, pero seguro que también buenas.

A las series de televisión les beneficia lo digital, el acceso es más sencillo, sin esperar a que se emita para todos a la vez, sin anuncios (si estás dispuesto a pagar)… Al teatro no le tiene porqué afectar. Todo lo que es en directo no perderá su encanto. La música se está salvando gracias a los conciertos. El cine deberá adaptarse un poco, las salas bajarán, habrá que hacer estrenos simultáneos en distintas plataformas… Ya veremos.

¿Es el público de ahora, gracias al boom de las series extranjeras y la globalización de Internet, más exigente con la ficción nacional?

Sin duda, y eso es bueno. No sé si tanto el espectador que, en realidad, ve muchas más series españolas, como los propios creadores, los directivos de cadenas, que sí que lo vemos todo. Todavía las series extranjeras son una minoría para el público general, aunque no lo parezca. En el sector cultural vivimos en un entorno engañoso donde creemos que todo el mundo es como nosotros.

¿Qué ha cambiado desde “Compañeros” a “Sin Identidad”?

Para mí lo que más ha cambiado es el envoltorio. Compañeros era una serie compleja como lo fue en su día Policías en el corazón de la calle, por ejemplo. Pero técnicamente se ha evolucionado muchísimo con la llegada del HD. Ahora casi no hay diferencia entre cine y tv. Hay series rodadas mejor que muchas películas. Sin identidad se hizo completamente en interiores y exteriores naturales y eso da un aspecto de más realismo. También se ha avanzado en algunos temas, como el sexo en las series, pero en otros no hemos evolucionado tanto. En Compañeros se tocaban temas con bastante profundidad, la droga, el SIDA en los colegios, el acoso escolar…

Material transmedia de la novela "Círculos" de Manuel Ríos.
Material transmedia de la novela “Círculos” de Manuel Ríos.

Y ahora la literatura también está cambiando. “Círculos” se publicó primero en digital a bajo coste. Ahora sale a la venta en papel. Y además tiene un contenido transmedia de fotografías y documentos exclusivos. ¿Algo está cambiando en el mundo del Libro?

Por lo que me dicen, las ventas en digital se han estancado. La gente prefiere claramente el papel. Ya veremos qué pasa con los niños de ahora. De todas maneras, hay que tener en cuenta que se sigue escribiendo igual, sin tener en cuenta las posibilidades del digital. En Círculos hay algunas experiencias interesantes al respecto gracias a los vídeos y las fotos, los perfiles de twitter: @Shultheiss65, @circulosnovela; de Instagram patriziacirculos; y el acceso a algunas de las webs de las que se habla en la novela. Es un camino a seguir.

Siempre se producen reticencias al cambio. ¿De dónde suelen provenir? ¿Lectores? ¿Editores?

Los lectores mandan. Como los espectadores en la televisión. Si comprasen más digital, se cuidarían más esas ediciones. De todas maneras, creo que los editores aman el papel y no comprenden bien el mundo digital y sus posibilidades. Si surgiese alguna iniciativa en ese sentido podría funcionar, pero hay que tener en cuenta que es más caro de producir. Si yo no hubiese trabajado en la tele y no tuviese amigos que son grandes técnicos no podríamos haber hecho el material que acompaña a la novela.

En alguna ocasión has comentado que las dos horas de una película se te quedan cortas para contar tus historias. ¿Cómo te has desenvuelto con más de 400 páginas?

Muy a gusto. En la primera versión me salieron unas 80 menos. Ahí llegaron las notas de la editorial, muy razonables. Invitaban a hacer algunas reflexiones. Y las hice. En un principio pensé que no escribiría tantas páginas nuevas, pero ahí están. En cuanto me puse a profundizar en los personajes, a hilar un poco más la investigación y a adentrarme en alguna de las subtramas, las páginas fueron surgiendo solas. Y me dicen que los thrillers deben tener más de 400 páginas. Perfecto, mi novela tiene 415.

La experiencia en televisión, de forma más o menos consciente, siempre influye en la labor creativa: Ritmo, descripciones…

Por supuesto. No soporto aburrirme al ver una serie y tampoco al leer una novela. Creo que esta tiene mucho ritmo, suceden muchas cosas, es muy intensa y las partes más introspectivas están porque aportan algo a la historia, no son simples adornos de estilo. Son necesarias.

Las descripciones, sin embargo, son muy diferentes a las que hago como guionista aunque seguro que la gente piensa que no. Pero como guionista soy parco en explicaciones de este tipo. Mucho más básico. Los ambientes se crean después en el rodaje. Lo mismo el vestuario o el maquillaje, solo se recoge en el guion si hay algo peculiar. Al escribir una novela lo que quieras reflejar debe estar ya ahí, no va a venir después un equipo y un director para completarlo.

¿Cuántos capítulos tendría “Círculos: La Serie” si llegara a estrenarse en la pequeña pantalla?

Estoy empezando a planteármelo. La novela tiene 5 grandes capítulos. En un primer momento pensé: 5 capítulos de novela, cinco episodios de una serie. Pero no es tan sencillo. Tengo que darle una vuelta a eso. La estructura no es igual. Entre 5 y 8 capítulos sería una duración razonable. Pero tiene una adaptación muy potente.

Dejar respuesta